Mas vale una imagen que mil palabras

Compartir

Muchos anuncios pecan de apenas tener fotos o tener fotos de muy mala calidad. No hace falta tener una cámara profesional para hacer unas fotos decentes al coche, con tener un smartphone es suficiente. Debes incluir fotos de cada lado del coche, del frontal y de la parte trasera. Una foto del interior y otra foto de los asientos. El comprador quiere saber en qué estado está el coche, y si se encuentra sorpresas – de corte negativo – a la hora de ver el coche, lo más posible es que se enfade, y no te lo compre.

Incluye fotos del motor, de la viñeta de la ITV o de detalles únicos de tu coche. Si tiene modificaciones o elementos que crees que aumentan su valor, no te cortes en enseñarlos: tus neumáticos recién cambiados, la barra de torretas que has instalado o esas llantas que tan bien pulidas has dejado. Haz las fotos en un sitio bien iluminado, de día y sin distracciones. No hace falta que contrates a un fotógrafo profesional y un estudio, un parking grande y vacío es más que suficiente para no desviar la atención del coche.

No hagas las fotos con el coche aparcado entre otros coches en la calle, o quemadas con el flash porque las has hecho en el garaje. Si tienes el libro de revisiones sellado, hazle una foto. Si tienes las dos o tres llaves del coche, hazles una foto. Si es un clásico y conservas tanto manual como documentos originales, hazles una foto. Pon un poco de esfuerzo de tu parte, y siempre recuerda que una imagen vale más que mil palabras. ¿Acaso no estás harto de ver anuncios con malas fotos o que no enseñan lo que quieres ver?

Suscríbete a Nuestras NewsLetters


Loading

No se admiten comentarios.